Tu microbiota:
un elemento clave en la prevención del cáncer

 

Parece que la microbiota es el tema de moda, por eso probablemente ya sepas que es el conjunto de microorganismos localizado en diferentes sitios del cuerpo. También sabrás que cada persona tenemos una microbiota diferente que se ha ido formando desde que nacemos y que va cambiando a lo largo de la vida.

Pero ¿sabías que nuestra microbiota no se distribuye igual por todo el cuerpo? La zona donde más se concentran es en el intestino grueso, lo que constituye la microbiota intestinal. Este microbioma intestinal tiene muchas funciones, entre ellas ayudarnos a digerir comida, protegernos de sustancias tóxicas o incluso hacernos inmunes a algunos compuestos.

 

La relación con el cáncer

Cada día, la ciencia nos sorprende más al revelar la conexión entre nuestro microbioma intestinal y la efectividad de las terapias contra el cáncer.

gut microbiota

Investigaciones recientes sugieren que una microbiota desequilibrada (disbiosis) podría estar vinculada al desarrollo de ciertos tipos de cáncer. Por ejemplo, varios estudios sugieren que ciertas cepas bacterianas están asociadas con el cáncer colorrectal, uno de los tipos más comunes y mortales de cáncer.

La evidencia creciente de estudios sugiere que la microbiota puede influir en la eficacia de tratamientos como la inmunoterapia. Y esto se sabe porque, cuando los pacientes reciben antibióticos, que básicamente limpian el intestino de bacterias, suelen tener respuestas menos efectivas a los tratamientos.

Resulta que algunas bacterias, las buenas, pueden aumentar la eficacia de la inmunoterapia. ¿Cómo lo hacen? Produciendo metabolitos especiales. Pero, atención, no todas son buenas noticias. Algunas bacterias pueden producir el efecto contrario en algunos pacientes, haciendo que no respondan bien al tratamiento.

 

Tecnología vanguardista al servicio de la salud

Viendo la cantidad de efectos que puede producir la microbiota y la variabilidad que existe entre las distintas personas, tanto en su respuesta al tratamiento oncológico y en la composición de sus poblaciones bacterianas, parece difícil saber cuál es la clave de la efectividad de los tratamientos oncológicos. Por suerte, contamos cada vez con más herramientas computacionales que nos ayudan a digerir la información y descubrir nuevas soluciones. Como no podía ser menos, la inteligencia artificial está entrando en juego también en la medicina, y se están entrenando algoritmos con datos de diferentes microbiotas para predecir qué pacientes responderán mejor a la inmunoterapia.

 

¿Qué pasa si mi microbiota no es buena?

Técnicas tan extraordinarias como el trasplante de microbiota fecal y simples ajustes en la dieta pueden alterar la microbiota de un individuo permitiendo mejorar significativamente la eficacia de la inmunoterapia en pacientes con cáncer. Existen múltiples estudios que están analizando la eficacia de estas nuevas estrategias para mejorar los tratamientos.

good and bad bacteria

La microbiota ha abierto las puertas a nuevas estrategias para prevenir, diagnosticar y tratar el cáncer de manera más precisa y efectiva. Y solo estamos empezando a conocer la información que podemos sacar de esto, la verdadera revolución de la medicina personalizada aún está por llegar.

¿Aún no conoces la tuya? Puedes conocer tu microbiota oral, vaginal o intestinal con un simple análisis indoloro, ¿te animas?

 

Referencias

Fernandes, M. R., Aggarwal, P., Costa, R. G. F., Cole, A. M., & Trinchieri, G. (2022). Targeting the gut microbiota for cancer therapy. Nature reviews. Cancer22(12), 703–722. https://doi.org/10.1038/s41568-022-00513-x

Garrett W. S. (2015). Cancer and the microbiota. Science (New York, N.Y.)348(6230), 80–86. https://doi.org/10.1126/science.aaa4972

Roy, S., & Trinchieri, G. (2017). Microbiota: a key orchestrator of cancer therapy. Nature reviews. Cancer17(5), 271–285. https://doi.org/10.1038/nrc.2017.13