Rosalind Franklin: la madre del ADN y mucho m√°s

Rosalind Franklin: la madre del ADN y mucho m√°s

Si alguna vez has leído sobre mujeres en la ciencia que fueron víctimas de la misoginia y el machismo de la época, seguro que el nombre de Rosalind Franklin ha aparecido.

Su historia es una de las injusticias científicas que más repercusión ha tenido, pero es una historia que se ha descontextualizado, y el escándalo del descubrimiento del ADN ha ensombrecido su brillante trayectoria como científica.

Queremos aprovechar el día de la madre para hacer un homenaje a una gran científica que se podría considerar la madre del ADN, pero que también realizó otras muchas contribuciones de igual importancia que seguramente no conozcas.

Rosalind Franklin nació en Londres en 1920. Aunque no era habitual en la época, Franklin tuvo acceso a una educación de calidad, lo que le permitió estudiar la carrera en Física y Química y el doctorado en el Newman’s College de la Universidad de Cambridge.

Tras obtener el doctorado, se fue a Par√≠s, donde perfeccion√≥ sus habilidades en la t√©cnica de cristalograf√≠a de rayos X. En 1951 consigui√≥ una beca para irse al King‚Äôs College de Londres, donde comenz√≥ a aplicar esta t√©cnica al estudio de la estructura del ADN. Aunque su producci√≥n cient√≠fica fue brillante en los dos a√Īos que estuvo en ese laboratorio, su historia se vio mermada por la mala relaci√≥n que tuvo con uno de sus compa√Īeros: el f√≠sico Maurice Wilkins.

De hecho, un evento fundamental que permiti√≥ a James D. Watson y Francis Crick descubrir la estructura del ADN fue conocer, de la mano de Wilkins y a espaldas de Rosalind, los resultados que hab√≠a obtenido la joven doctora en su investigaci√≥n. Y para hacerlo incluso m√°s grave, en el momento de la publicaci√≥n de la estructura del ADN por Watson y Crick en 1953, no se hizo ning√ļn tipo de reconocimiento ni alusi√≥n a Rosalind Franklin.

Rosalind Franklin: la madre del ADN y mucho másTras estos acontecimientos, Rosalind Franklin decidió cambiar de laboratorio y empezó a trabajar con el virus del mosaico del tabaco. Fue en este campo donde siguió su carrera científica hasta lograr liderar su propio grupo de investigación. Su excepcional trayectoria generó importantes aportaciones al estudio de la estructura de virus y le otorgaron gran éxito y reconocimiento en este campo. En 1956 le diagnosticaron cáncer de ovario, pero Franklin siguió investigando incansablemente hasta su muerte en 1958.

En sus √ļltimos a√Īos de vida, Rosalind Franklin fue muy respetada y admirada entre los estudiosos de la estructura de virus, siendo invitada a numerosos congresos internacionales, algo que en la √©poca no era tan f√°cil.

En su tumba, una inscripci√≥n que reza ‚ÄúSu trabajo con virus supuso un beneficio eterno para la humanidad‚ÄĚ pone de manifiesto c√≥mo Rosalind Franklin destac√≥ en este campo. A pesar de ello, hoy en d√≠a se la recuerda √ļnicamente por su trabajo no reconocido en la estructura del ADN, el cual por supuesto fue admitido a√Īos m√°s tarde por la comunidad cient√≠fica.

En cualquier caso, y aunque quizás sea por el motivo equivocado, Rosalind Franklin es ahora una referencia para miles de jóvenes científicas y hoy se la recuerda y reconoce mediante numerosos premios e importantes instituciones que llevan su nombre. Hasta la Agencia Espacial Europea (ESA) tiene un rover que lleva su nombre y que llegará a Marte en 2021 para rastrear vida en el planeta.

El trabajo de Rosalind Franklin constituy√≥ una de las primeras piedras sobre las que se cimienta todo el conocimiento que hoy tenemos sobre el ADN y el genoma humano. Gracias a cient√≠ficas como ella, los an√°lisis que ofrecemos las compa√Ī√≠as de gen√≥mica personal son posibles.

Por ello, desde EGO Genomics decimos en un día como hoy: ¡Feliz día de la madre, Rosalind!