Lactobacillus: un aliado silencioso

Lactobacillus

Seguro que, en algún momento de tu vida, has escuchado algo sobre los yogures L.casei. A lo mejor ya lo has buscado, pero el nombre proviene de una bacteria protagonista en la composición de dichos yogures, llamada “Lactobacillus casei”. Esos anuncios de yogures a menudo promocionan los beneficios de estas bacterias para tu salud. Pero ¿qué hay detrás de esta fama?

 

¿Por qué es tan beneficioso el Lactobacillus?

Estas bacterias son conocidas por colonizar nuestros sistemas digestivos, desempeñando un papel fundamental al ayudar a descomponer los alimentos y facilitar la absorción de nutrientes. Esto mejora la eficiencia de la digestión y contribuye a una mejor nutrición.

Además, Lactobacillus ayuda a mantener un equilibrio saludable en la microbiota intestinal. Al competir con bacterias patógenas, evita el crecimiento excesivo de estas últimas y promueve un ambiente intestinal saludable.

Lactobacillus ha demostrado ser eficaz en la prevención y el tratamiento de enfermedades digestivas, como la diarrea asociada a antibióticos, la enfermedad inflamatoria intestinal y el síndrome de intestino irritable.

Control intestinal

 

Pero ¿sólo son buenos para el tracto gastrointestinal?

La respuesta es no. Los Lactobacillus son los campeones del equilibrio microbiológico y, por ejemplo, en las mujeres son también esenciales para mantener el pH vaginal bajo y crear un ambiente hostil para las bacterias dañinas. Esto es crucial para prevenir infecciones en la salud vaginal y mantener la salud reproductiva. ¡Sí, también son tus aliados para la fertilidad!

Los Lactobacillus también desempeñan un papel importante en la fortaleza de tu sistema inmunológico. Al interactuar con el tejido linfático de tu intestino, ayudan a regular la respuesta inmunológica y a mantener a raya a los invasores no deseados.

Los estudios sugieren que una microbiota equilibrada, con una presencia saludable de Lactobacillus, puede ayudar a prevenir enfermedades inflamatorias, alergias y otros problemas de salud.

Lactobacillus vaginal

 

Entonces, ¿todo son ventajas con Lactobacillus?

Aunque Lactobacillus se considera en su mayoría seguro y beneficioso para la salud humana, en ciertas circunstancias su consumo o suplementación puede tener algunas desventajas.

En algunos casos puede interferir con la absorción de ciertos medicamentos. Esto es importante si estás tomando antibióticos, ya que puede reducir su eficacia. En otros, el consumo excesivo de Lactobacillus puede causar molestias gastrointestinales como hinchazón, gases, diarrea o estreñimiento. Es importante respetar las dosis recomendadas. También puede afectar negativamente a individuos con sistemas inmunológicos debilitados aumentando el riesgo de infecciones.

Resumiendo: Lactobacillus se considera seguro y beneficioso para la mayoría de las personas cuando se consume en cantidades moderadas y como parte de una dieta equilibrada.

 

¿Cómo puedo saber si tengo una microbiota equilibrada?

Los Lactobacillus son más que solo bacterias amigables. Son aliados para tu salud en múltiples aspectos, desde la digestión y la inmunidad hasta la salud reproductiva. Mantener un equilibrio adecuado de Lactobacillus en tu microbiota puede marcar la diferencia en tu bienestar general.

Entonces, ¿qué puedes hacer para asegurarte de que tienes suficientes Lactobacillus trabajando a tu favor? Bueno, una buena manera de comenzar es a través de un análisis de microbiota. Esto puede revelar la salud de tu microbiota, proporcionar información valiosa sobre la diversidad y abundancia de las bacterias presentes, e indicar si necesitas hacer ajustes para optimizarla. Con estos conocimientos, podrás tomar medidas informadas para mejorar tu salud y bienestar.

 

Referencias

Petrova, M. I., Lievens, E., Malik, S., Imholz, N., & Lebeer, S. (2015). Lactobacillus species as biomarkers and agents that can promote various aspects of vaginal health. Frontiers in physiology6, 81. https://doi.org/10.3389/fphys.2015.00081

Hill, C., Guarner, F., Reid, G., Gibson, G. R., Merenstein, D. J., Pot, B., Morelli, L., Canani, R. B., Flint, H. J., Salminen, S., Calder, P. C., & Sanders, M. E. (2014). Expert consensus document. The International Scientific Association for Probiotics and Prebiotics consensus statement on the scope and appropriate use of the term probiotic. Nature reviews. Gastroenterology & hepatology11(8), 506–514. https://doi.org/10.1038/nrgastro.2014.66

Marco, M. L., Heeney, D., Binda, S., Cifelli, C. J., Cotter, P. D., Foligné, B., Gänzle, M., Kort, R., Pasin, G., Pihlanto, A., Smid, E. J., & Hutkins, R. (2017). Health benefits of fermented foods: microbiota and beyond. Current opinion in biotechnology44, 94–102. https://doi.org/10.1016/j.copbio.2016.11.010

Hill, C., Guarner, F., Reid, G., Gibson, G. R., Merenstein, D. J., Pot, B., Morelli, L., Canani, R. B., Flint, H. J., Salminen, S., Calder, P. C., & Sanders, M. E. (2014). Expert consensus document. The International Scientific Association for Probiotics and Prebiotics consensus statement on the scope and appropriate use of the term probiotic. Nature reviews. Gastroenterology & hepatology11(8), 506–514. https://doi.org/10.1038/nrgastro.2014.66

Quigley E. M. (2013). Gut bacteria in health and disease. Gastroenterology & hepatology9(9), 560–569.

De Vadder, F., Grasset, E., Mannerås Holm, L., Karsenty, G., Macpherson, A. J., Olofsson, L. E., & Bäckhed, F. (2018). Gut microbiota regulates maturation of the adult enteric nervous system via enteric serotonin networks. Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America115(25), 6458–6463. https://doi.org/10.1073/pnas.1720017115