La vacuna del colesterol:
una inyección revolucionaria para tu corazón

 

Recientemente habrás oído hablar de la “vacuna del colesterol”, ¿verdad? Se trata de un medicamento que sirve para bajar los niveles del colesterol denominado “malo”.

El colesterol, como sabrás, es un tipo de lípido (grasa) que se encuentra en la sangre. Hay dos tipos principales: el colesterol “bueno” (HDL) y el colesterol “malo” (LDL). El colesterol “bueno” (HDL) ayuda a llevar el exceso de colesterol de vuelta al hígado, donde se descompone y se elimina del cuerpo. Es como el equipo de limpieza de tu cuerpo. El colesterol “malo” (LDL) puede acumularse en las arterias cuando su concentración es alta, lo que puede hacer que las arterias se estrechen. Esto no es bueno para tu corazón y puede desencadenar enfermedades graves, ictus o infartos. Lo ideal es tener niveles altos de colesterol HDL y niveles bajos de colesterol LDL para mantener tu corazón en buen estado de salud.

Colesterol malo

Lo curioso es que “la vacuna del colesterol” no es una vacuna, porque ni afecta al sistema inmune, ni da inmunidad, ni te va a proteger frente a niveles altos de colesterol en el futuro. Simplemente es una inyección. ¿Y cómo lo llamamos si no es “vacuna del colesterol”? El nombre que recibe este fármaco es inclisirán, un medicamento innovador que está destinado a cambiar la forma en que abordamos el control de los niveles de colesterol en el cuerpo.

 

¿Cómo funciona este fármaco tan prometedor?

Es un tratamiento basado en ARN (como las vacunas del COVID) y quizás por eso exista la confusión de llamarlo “vacuna”. Lo que hace es interferir con un gen llamado PCSK9 que normalmente mantiene elevados los niveles de colesterol “malo”. Por lo tanto, al inhibir dicho gen, estos niveles de colesterol “malo” se reducen notablemente, al igual que el riesgo de todas las enfermedades asociadas.

Normalmente, los niveles altos de colesterol se tratan con estatinas y una dieta saludable. No obstante, hasta un 80% de los pacientes de muy alto riesgo no alcanzan los objetivos recomendados.

 

¿Entonces debemos dejar de preocuparnos por la dieta
si existe este medicamento?

La respuesta es no. El tratamiento más eficaz sigue siendo la prevención.

La administración de este fármaco se reserva para casos de alto riesgo en los que los tratamientos convencionales no han funcionado adecuadamente. Además, este tratamiento tiene un coste muy alto y sigue requiriendo las pautas habituales de dieta, ejercicio y medicamentos convencionales.

 

¿Cuáles son las formas de prevenir el colesterol?

Una de las estrategias más efectivas es mantener una dieta saludable. Esto significa decirle adiós a esas grasas saturadas y grasas trans, que a menudo se esconden en alimentos procesados y fritos. En su lugar, da la bienvenida a tus nuevos amigos, las grasas saludables, que puedes encontrar en el aceite de oliva, aguacates, frutos secos y pescado azul como el atún o el salmón. Y no te olvides de añadir un poco de emoción con la fibra soluble que se esconde en la avena, legumbres, frutas y verduras que pueden mantener los niveles de LDL bajo control.

Salud cardiovascular

Otro factor clave es mantener un peso corporal saludable y realizar actividad física regular. El ejercicio no solo ayuda a reducir el colesterol LDL, sino que aumenta el “colesterol bueno” o HDL (siempre dentro de unos límites saludables, por supuesto).

No podemos dejar de mencionar las influencias negativas: el tabaco y el alcohol, ya que pueden aumentar los niveles de colesterol LDL y aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Cuando las medidas anteriores no son suficientes, el médico puede recetar fármacos, como estatinas, pero se suelen usar cuando el riesgo de enfermedad cardiovascular es alto.

 

Mejor prevenir que curar

Si quieres conocer tu predisposición a niveles de colesterol altos, consulta nuestro análisis genético de nutrición. Esto te proporcionará información sobre la dieta más adecuada para ti y te ayudará a mejorar tu bienestar y prevenir enfermedades. ¡Es una manera inteligente de cuidar tu salud y tomar decisiones informadas!

 

Referencias:

Sabatine, M.S. PCSK9 inhibitors: clinical evidence and implementation. Nat Rev Cardiol 16, 155–165 (2019). https://doi.org/10.1038/s41569-018-0107-8

Dadu, R., Ballantyne, C. Lipid lowering with PCSK9 inhibitors. Nat Rev Cardiol 11, 563–575 (2014). https://doi.org/10.1038/nrcardio.2014.84

Chaudhary, R., Garg, J., Shah, N., & Sumner, A. (2017). PCSK9 inhibitors: A new era of lipid lowering therapy. World journal of cardiology9(2), 76–91. https://doi.org/10.4330/wjc.v9.i2.76

https://www.ema.europa.eu/en/medicines/human/EPAR/leqvio

https://medlineplus.gov/spanish/howtolowercholesterolwithdiet.html