Entrenando en temperaturas elevadas

 

Estamos en pleno verano y, por desgracia, el confinamiento ha truncado la ‚Äúoperaci√≥n bikini‚ÄĚ a muchas personas. Algunos intentan recuperar el tiempo perdido, mientras que los que han conseguido mantenerse en forma, quieren seguir cuid√°ndose, pero ¬Ņc√≥mo influye el calor en mi rendimiento f√≠sico?

El metabolismo necesario para producir la energ√≠a demandada por nuestros m√ļsculos genera calor. Este calor debe disiparse al ambiente para mantener la homeostasis del organismo. La capacidad de termorregulaci√≥n de un individuo est√° determinada por su aclimataci√≥n al calor, su nivel de hidrataci√≥n y su capacidad aer√≥bica.

La capacidad de termorregulación de un individuo está determinada por su aclimatación al calor, su nivel de hidratación y su capacidad aeróbica

¬ŅC√≥mo disminuye el calor nuestro rendimiento f√≠sico?

 

Si la temperatura ambiente es elevada, el rendimiento físico de un individuo se ve mermado. Un buen ejemplo de esto fue en las finales de la NBA de 2014. En el estadio de San Antonio se estropeó el sistema de refrigeración y aumentó considerablemente la temperatura. La estrella del baloncesto LeBron James tuvo que abandonar el partido por calambres musculares.

Incluso los atletas profesionales ven su rendimiento físico mermado en condiciones de temperaturas elevadas

¬ŅC√≥mo limita el calor nuestro rendimiento? Por un lado, aumenta la temperatura corporal y, por otro, favorece la deshidrataci√≥n.

 

El aumento de temperatura corporal

 

El aumento de temperatura corporal disminuye la capacidad del m√ļsculo para contraerse de manera repetida.

Además, favorece que la producción de energía del organismo pase de ser aeróbica a anaeróbica. Esta segunda forma es más ineficiente que la primera para producir energía. Además, genera más productos de deshecho que favorecen la fatiga.

Tambi√©n favorece la vasodilataci√≥n, lo que se traduce en una menor tensi√≥n arterial. Esto supone una mayor acumulaci√≥n de sangre en las extremidades y un menor flujo sangu√≠neo al coraz√≥n. De esta manera, la cantidad de sangre que el coraz√≥n podr√°n enviar al pulm√≥n para transportar ox√≠geno a los m√ļsculos ser√° menor.

 

La deshidratación

 

Los efectos de la deshidratación aparecen después de que se haya establecido. Aunque se beba durante el entrenamiento, la absorción intestinal no suele ser lo suficientemente rápida como para compensar las pérdidas. En un entrenamiento intenso, un atleta puede perder el 2-8% de su peso corporal.

La deshidratación disminuye la concentración máxima de oxígeno en sangre. En otras palabras, la capacidad del cuerpo para emplear el oxígeno para producir energía se ve mermada.

Además, disminuye la tensión arterial. Esto se traduce en un menor flujo sanguíneo en el corazón, como hemos mencionado antes.

El calor modifica el metabolismo durante el ejercicio y disminuye el volumen circulante por nuestros vasos sanguíneos

El calor tiene además un impacto negativo sobre la esfera psicológica. La tolerancia al dolor, el humor y la motivación se ven alteradas en estas situaciones. Estos aspectos también influyen en el rendimiento.

Ahora que estamos en pleno verano, no te descuides. Evita las horas centrales del d√≠a, emplea ropa adecuada para entrenar y aseg√ļrate de estar bien hidratado para poder seguir entrenando en temperaturas elevadas.